ARAIZA Cadena, Raúl
Minatitlán, Veracruz, 1935
La Jornada Semanal, No. 87, 10 de febrero de 1991. P. 36
 

roductor, director, actor. Nació en Minatitlán, Veracruz, el 1 de septiembre de 1935. Incursionó en el teatro como asistente de directores de Julio Taboada Jr.; más tarde actuó en algunas obras como Préstame a tu marido, estrenada en 1956. Dirigió El Desperfecto, de Dürrenmatt estrenada en 1989. En 1958 ingresó al medio televisivo, en el que muy rápidamente destacó. Fue director de series de éxito, entre ellas una muy ambiciosa: La tormenta (1968), a la que siguen otras como Landrú (1970). En 1974 cumplió otro espectacular proyecto de la televisión; filma una coproducción mexicano-norteamericana, cinco episodios de una hora cada uno: El asesinato de Julio César, Nefertiti y Aguenatos, Galileo, El juicio de Sócrates y Hernán Cortés.

De su incorporación a la televisión y más tarde al cine Araiza recuerdaba: “Yo toda mi vida quise hacer cine. Ya había tomado algunas clases de adaptación cinematográfica con Edmundo Báez y fui a conferencias del maestro Alejandro Galindo y otras del maestro Luis Buñuel al cual nunca le entendí nada porque él, platicaba de todo, menos de cine.

“Me clavé por 18 años haciendo televisión, antes de hacer mi primer película grande, aunque hice algunos cortometrajes como Galileo, Sócrates (...) Pero realmente hasta que realicé Cascabel (1976) fue cuando me inicié en el cine.” (Entrevista de Alejandro Pelayo Rangel, para la serie producida por la Unidad de Televisión Educativa y Cultural, de la Secretaría de Educación Pública, UTEC-SEP: Los que hicieron nuestro cine, serie en video de 52 programas. México, 1983-85)

Durante la década de los años 60, ya consolidado como un prestigioso director y productor de programas musicales y, de los muy populares teleteatros, tomó algunos cursos de cine. En 1974, realizó cinco películas para la televisión, de carácter histórico-didáctico, que fueron unidas en una serie bajo el título Noticias de la historia. Debutó en la realización cinematográfica industrial con la cinta Cascabel (1976), mezcla de cine documental y ficción que despertó reacciones encontradas en la crítica especializada. Luego dirigió En la trampa (1978), Fuego en el mar (1979), Lagunilla mi barrio (1980) y Camaroneros (1986), entre otros títulos que destacan por su hábil conjunción de fuerte contenido dramático adicionado con actitudes paródicas o con afortunados apuntes de humor negro, a través de una buena dirección de sus actores.

Posteriormente a decir de los críticos, la filmografía de Araiza se concentró en un cine más comercial, la mayoría de las veces con algún éxito taquillero pero con resultados estéticos que poco tienen que ver con sus tempranas inquietudes fílmicas.

Sergio Jiménez, protagonista de la cinta Cascabel (Dir. Raúl Araiza, 1976)
Programa Cineteca Nacional, septiembre de 1985, P. 21

Sobre su dirección en Cascabel, que ganó un Ariel en 1978 como mejor Ópera Prima, dijo: “Cascabel que fue mi primer película y le tengo un profundo agradecimiento al grupo Dasa films y sobre todo a mi gran amigo Sergio Olhovich. En ella todo mundo decía que iba a hacer una telenovela. Sólo Sergio sabía que no, y salió la película (...) yo pienso que los directores siempre contamos la misma película, pero de forma distinta y con actores distintos, o si no es la misma le vamos poniendo otro capítulo. (...) Pero si tú ves porque dicen, es una película de fulano de tal es porque tiene la continuidad de un estilo. Yo siento que esto del buen manejo de actores y del tono, es de alguna manera un halago pero sí reconozco cuando yo las veo, que sí tienen un estilo. Igual mis telenovelas”. (Ibid)

En la entrevista ya mencionada, Araiza comentó también sobre la importancia del cine : “La técnica para mí ya no tiene importancia, tiene importancia el manejo de la historia contada a través del actor, que creo que ya es la esencia básica y del estilo y de la obra. (...) El cine para mí es como contar un libro, cómo hacerlo. A mi la película me lleva uno o dos años de mi vida: pensarla, circunstancias y pasos por lo que se tiene que llegar hasta plasmarlos en una cinta, cuadro por cuadro lo que yo he pensado.” (Ibid)

Sobre el guionismo, Araiza mencionó “Cuando se escribe cine o teatro, se tiene que tener la humildad de reconocer que el guión no es la película, el guión es la guía que lleva a un realizador, a unos actores y a unos técnicos a crear una película“.

......................................................................................................................................................................................